reseña

Con el nombre del Colegio la Inmaculada de Itagüí se  abren las puertas del nuevo establecimiento educativo el primero de febrero de 1966,  regentado por las Religiosas Franciscanas de la Inmaculada Concepción, procedentes de Lima –Perú-. Las cuales,  vinieron a sembrar la semilla del Evangelio con una pedagogía Franciscana en las nuevas generaciones de mujeres que en estos claustros del saber iban forjando una personalidad artífice de Paz,  Ciencia  y Virtud.La Rvda. Madre María Beatriz De Jesús y diez abnegadas Religiosas iniciaron   esta magna  obra acogiendo desde las niñas del Preescolar hasta las  jóvenes de Undécimo grado. La Institución cuenta con un amplio espacio,  cómodo,  remodelado y con una capacidad para albergar en sus aulas un promedio de 750 estudiantes,  convirtiéndose así en un gran aporte cultural a la Sociedad de Itagüí.
La Comunidad Educativa integrada  por los distintos Estamentos:  administrativo, docente, discente,  padres de familia y personal auxiliar,  ha unido sus esfuerzos a la Comunidad Religiosa  centrando la filosofía en la formación integral de la persona con miras  a lograr una nueva generación de mujeres como agentes de cambio social.
El testimonio de las Hermanas ha hecho de este centro del Saber una fraternidad en la que se vivencia la Paz, Amor,  Alegría y Servicio. Existen impresiones que se graban en nuestro espíritu  con caracteres de eternidad y que perduran aún con el correr de los años;  una de estas impresiones es la que ha ido grabando durante estos años, la vivencia educativa en la cual se han realizado acciones transcendentes y se han forjado nobles ideales hoy convertidos en realidad en los diferentes Estamentos sociales y profesionales.
Año tras año, se ha entregado a la sociedad  Promociones  de  Bachilleres idóneas quienes hoy se encuentran realizando en diferentes profesiones su proyecto de vida  y dando testimonio de mujeres íntegras forjadoras de una patria en valores.
El Colegio La Inmaculada  en sus  cuarenta y ocho años de existencia rinde un tributo de gratitud a las religiosas,  docentes,  padres de familia,  estudiantes,  egresadas,  agentes educativos;  quienes han sido palestras y pioneras en la formación integral en las distintas épocas de la historia de este Centro del Saber.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>